El burkini llega, para quedarse, a los hoteles españoles

La imagen que van a ver a continuación corresponde a un hotel de Sevilla, donde la temperatura ha alcanzado los 39 grados. Y aún así, fíjense como va a la piscina la mujer musulmana acompañada de su marido. Tapada totalmente con un burkini. Este verano, en España, esa prenda ha sido la más revolucionaria y se ha visto  muchísimo más que en años anteriores, aunque es algo que no gusta mucho al resto de turismo europeo, ya que lo ven como algo represivo y en contra de la libertad. Sin embargo, las musulmanas no dudan en usarlo para ir a la playa o las piscinas de los hoteles.

Loading...

 

Muchos turistas se quejan de lo mismo: “¿Y las reglas no están para cumplirlas? Si me tiro vestida a la piscina el hotel me multaría, pero como son musulmanas no se les puede decir nada”. Los de los hoteles se lavan las manos diciendo que “el burkini está considerado una prenda de baño como el triquini u otros por el estilo”.