Un grupo de vecinos toma estas medidas para acabar con los okupas

Un grupo de vecinos de Salamanca han tenido que adoptar unas medidas drásticas para acabar con los okupas en su edificio y en su barrio. Nos explican que a día de hoy “el edificio es un búnker. Se han cambiado las cerraduras de las puertas comunes y se controla quién tiene llave. Hay un muro en mitad de la escalera que conecta uno de los portales con el garaje común. Los vecinos comprobamos a diario, en una especie ya de obsesión, que sus contadores de luz, gas y agua no han sido manipulados”.

 

 

Están  hartos de esta situación y de ver que nadie hace nada por solucionarlo, por eso están actuando ellos mismos para invertir la situación y echar a los okupas que tanto ayudan los podemitas pero que les crean a los vecinos un sin fin de problemas que ya no les dejan vivir dignamente ni a unos ni a otros.

Loading...