La Generalitat mete a 30 menores marroquís en un bloque y se masca la tragedia

Tras la entrada de estos problemáticos marroquíes, aseguran los vecinos, que no ha vuelto a ser lo mismo el edificio, conviviendo con ruidos a todas horas, portazos, carreras por las escaleras, meadas en el portal y peleas en los rellanos. Incluso en una de las viviendas, curiosamente en el momento que salieron los propietarios, se colaron unos ladrones, desvalijado la vivienda.

Foto: El portal en el que viven la treintenta de menores. (M. Z.)

El ayuntamiento aun no se ha pronunciado y, de momento, el grupo de marroquíes en riesgo de exclusión siguen campando a sus anchas sin presión ni control.

Loading...