La novia de Iglesias exige que no se expulse a 86 marroquíes conflictivos pero no acoge a ninguno

La podemita Irene Montero no ha tardado en apoyar a los 86 inmigrantes violentos que provocaron el caos en el CIE de Aluche. Pese a los altercados provocados por los ilegales pendientes de ser deportados a su país, la primera dama podemita les defiende:

Eso sí, que paguen los españoles, que ni ella ni el Coletas meterán a uno en su casa.

Loading...