La nueva estrategia del Estado Islámico contra los centros comerciales en España

Los atentados terroristas de Barcelona confirman el modus operandi de los anteriores ataques europeos en Niza, Berlín, etc: arrollar inocentes e indefensos con una furgoneta o un camión con el objetivo de matar cuanta más gente mejor y sembrar el pánico ante la población.

Ahora parece que la locura de estos asesinos ha ido aún más lejos y pretenden introducirse en las grandes superficies e inyectar veneno en los alimentos. De hecho, en la casa de Alcanar, en Tarragona, se detectaron varias jeringuillas que hubiesen sido utilizadas para ese desaprensivo propósito.

Loading...