La verdadera historia sobre “Las 13 Rosas” que la izquierda guerracivilista no te contará

Juan E. Pflüger en un artículo en La Gaceta habla claro sobre la realidad de las 13 Rosas. Pese a que la izquierda les rinde hoy homenajes (VER AQUÍ) en el 78 aniversario de su muerte, estas 13 mujeres junto a tantos otros habían protagonizado el Terror Rojo y tenían intención de seguir haciéndolo mediante acciones terroristas como la que desembocó en su fusilamiento.

Pflüger explica que “Pertenecían, en su mayor parte, a las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU) la rama juvenil del comunismo en España que aspiraba a implantar en nuestro país un régimen tan libre y demócrata como lo era el de Stalin en la URSS, país desde el que se financiaban y al que había escapado, tras la Guerra Civil, su máximo dirigente: Santiago Carrillo.”

Loading...

El autor también explica las andanzas de este grupo “democrático”:

Las JSU, a las que pertenecían la mayoría de las 13 rosas, habían tenido una destacada participación en la represión republicana en Madrid durante la Guerra Civil. No en vano, esta organización política controlaba y dirigía directamente cinco checas donde se torturó y asesinó a cientos de personas. Está perfectamente documentado en los papeles del PCE que bajo control de su organización juvenil se encontraban las checas de Mendizabal 24, la de la calle Rimundo Lulio, la de Santa Isabel 46, la del Convento de las Pastoras de Chamartín y la de la calle Granda 4. Además, participaron en la acción represiva de varias otras cárceles de partidos políticos y tuvieron un papel destacado en las sacas cometidas para asesinar a miles de presos sin mediar juicio alguno.

Incluso no dudaban en prostituirse para conseguir sus objetivos políticos. El “comunismopatriarcado”. Sobre esto no se quejan las feminazis podemitas:

Joaquina López Laffite había organizado una red, en la que participaban varias de las 13 rosas, que preparaba a jóvenes comunistas para que intimaran con falangistas a los que sacaban información para señalar las víctimas de sus atentados.