Una progre avala a unos refugiados y ahora le reclaman 22.000 euros

Esto le ha passado a Christine Emmer-Funke , una mujer de 61 años alemana, que quiso avalar a unos amiguetes refugiados para que no les faltase de nada en su país, y ahora, a saber que han hecho pero le piden a la mujer un total de 22.000€ por gastos que no han pagado sus amigos sirios.

Loading...

Esta mujer cree que el Gobierno ha privatizado la ayuda de los refugiados, y que está delegando en personas individuales unos costes que deberían ser de todo el país. Pero es que le está muy bien. Así debería pasar en todos los sitios, que los que estén a favor de que vengan más refugiados firmasen una especie de contrato con el cual se hacen responsables de darle comida y cobijo a 5 – 10 refugiados cada uno. Así veríamos si seguiría la tontería.